Semana de pasión (política)

Por el abr 19th, 2011 y publicado en Opinión. RSS 2.0.

Confieso algo avergonzada mi hastío por la política de los últimos meses. La vergüenza que me persigue y acosa está relacionada con que he sido siempre defensora de la importancia de la política y de que la respuesta de la ciudadanía frente a los desmanes de la política tiene que ser siempre más ciudadanía. Y, por tanto, los escándalos habidos en el último año y medio en Pozuelo, lejos de producir mi desinterés, deberían haber reforzado mi atención sobre quiénes nos gobernarán.

Así y todo, trato de vencer mi estado de ánimo para enterarme de qué ofrecen a los vecinos los candidatos que acuden a la contienda del 22 de mayo. Y, para mi sorpresa, lo único que descubro es una absurda pelea entre la candidata del PP y el del PSOE sobre quién ha infringido más veces la nueva ley electoral que, confieso no menos avergonzada, ni conozco ni me importa.

Lo que sí me importa y preocupa es saber quién será mi alcalde o alcaldesa en junio. Quién va a decidir sobre mis impuestos y sobre los servicios que recibo. Quiero saber quién dice qué sobre los impuestos de depuración del agua o sobre la multiplicación de la tasa del vado. O qué va a pasar con el pozo sin fondo que empieza a ser el Torreón o con el nuevo poliderpotivo que gestiona una empresa privada por una cantidad ridícula.

Y, o no estoy acudiendo las fuentes adecuadas, o mucho me temo que una vez más me encuentro en una campaña de buenos contra malos, con la característica habitual de que todos quieren ser los vaqueros y nadie los indios.

Lo tremendo de unas elecciones así es que, no merciéndose ninguno de los candidatos la alcaldía, no puedan declararse las elecciones desiertas, tal y como sucede en algunos premios artísticos que se entregan o dejan de entregar con cierto rigor.

Pero como me confieso lo más alejada que puedo de la anarquía y sus postulados termino por declarar: Siempre es mejor un mal alcalde que el vacío de poder. Optaré por votar al menos malo.

Mirador de Pozuelo. Copyright 2005-2010. Todos los derechos reservados.