¿Quién vigila las calles?

Por el nov 3rd, 2016 y publicado en Opinión. RSS 2.0.

En la revista municipal VIVE POZUELO del mes de noviembre se dice que ha arrancado de forma experimental un proyecto llamado “Cuidamos Pozuelo” que servirá para que los vecinos avisen al ayuntamiento de las deficiencias que observen. Aparecen fotografiados dos de los jubilados que se han apuntado a ese proyecto. Uno de ellos dice: “…no nos cuesta nada ver lo que está en mal estado, tomar nota y hacer un informe con una foto” y entregarlo a los servicios municipales oportunos. Dicen que ya han realizado unas 190 notificaciones.
Compadezco a esos beneméritos conciudadanos porque en el ayuntamiento se les hará poco caso y hasta puede que en los servicios municipales cuando los vean aparecer digan: -Ya están aquí los tocapelotas.
Lo digo por experiencia personal y por lo que me cuentan algunos amigos. Veamos.
Experiencia personal: hace años quise advertir en la OAC de que la acera de una calle llevaba varios días cortada. Me dijeron que lo comunicara por escrito. Como soy analfabeto no lo hice y por supuesto que no he vuelto a dar allí ninguna queja o hacer una observación. (En la red hay un artículo “Los analfabetos no nos podemos quejar” que lo cuenta). Es cierto que algunas observaciones sobre peligros evidentes que he hecho verbalmente a algún concejal e incluso a algún conserje de la casa consistorial han sido atendidas de forma inmediata (alcorque con tapa metálica y sin árbol junto a un colegio donde un niño puede romperse la pierna, semáforo corroído en la base y a punto de caerse, trozo de calle donde falta la acera porque sí, contenedor de vidrio que rebosa y obliga a dejar las botellas fuera y en el suelo, etc.) pero también es cierto que otras, no tan peligrosas, han sido y siguen siendo ignoradas. Además, sospecho que cuando alguno de esos concejales me ve venir dice para sí: -Aquí llega ese pesado, ¿qué coños querrá ahora?
Contado por los amigos. Hace no mucho uno de ellos presentó un escrito en el ayuntamiento diciendo que al comienzo de la Avenida de las Bellas Artes, entre las dos zonas del Liceo Sorolla uno de esos badenes que se ponen para limitar la velocidad había perdido parte de la goma y los tornillos, largos, estaban al aire y podían pinchar o reventar la rueda de algún coche u otro vehículo. Del ayuntamiento le respondieron por escrito, que tal badén se ajustaba a la normativa. El ayuntamiento no se entera, pero ¿qué puede hacer el vecino? Ayer, día 2 de noviembre, lo quise comprobar personalmente. Es cierto lo que dice mi amigo. Cuando estaba mirando pasó un ciclista que tuvo que hacer un quiebro para evitar uno de los tornillos y no darse un ostiazo (sin hache). Visto lo visto mucho me temo que con las notificaciones de los bienintencionados voluntarios de CUIDAMOS POZUELO se haga lo mismo; es decir: ni caso.
Todos los días suelo caminar durante unas dos horas por los sitios más dispares de nuestra villa. Si me diera por seguir el ejemplo de los de CUIDAMOS POZUELO tendría que dedicar mucho tiempo para informar de las anomalías que veo, cosa que -por otra parte- me sería difícil porque como analfabeto que soy no podría hacerlo por escrito.
La pregunta es: ¿son, somos los jubilados quienes tenemos que recorrer las calles y los caminos rurales (voy mucho por ellos) de nuestra villa para avisar de lo que está mal? Es evidente que no. ¿Quién debe, pues, recorrer y vigilar las calles? No lo sé con certeza. Pero sé que hay unos cincuenta carteros urbanos y que todos los días laborables del año se recorren a pie todas y cada una de las calles de la villa que para ese menester ha sido dividida en cincuenta secciones. Sin ánimo de dar consejos a nadie (porque cualquier mandamás está perfectamente capacitado para meter la pata sin mi ayuda) se me ocurre pensar. Si en Pozuelo de Alarcón tenemos casi doscientos policías municipales ¿quién vigila nuestras calles? ¿no podrían los polis hacer lo mismo que los carteros urbanos? ¿no podrían recorrer diariamente y a pie -nos saldría más barato que su incesante ir y venir en coche- todas las calles de la villa y no sólo las dos plazas mayores y algo la plaza de la estación? ¿no podrían los doscientos polis municipales informar diariamente de la tapa del alcantarillado rota, del baldosín levantado, del seto que ocupa media acera, de la acera donde levantan la pata los perros, etc. y etc.? Así veríamos que nuestros polis nos sirven diariamente para algo, porque otra pregunta que nos hacemos casi todos los vecinos es: además de para poner multas por aparcar mal ¿para qué nos sirve la policía municipal? A muchos nos gustaría saberlo. Y que conste que tengo simpatía y amigos en la policía municipal, entre otros motivos porque hace años formé parte en varias ocasiones del tribunal de oposiciones para el ingreso en nuestra policía municipal. Mas, me dicen que los polis de ahora, y sobre todo los esperancistas (los metidos en el cuerpo por doña Esperanza Aguirre) son diferentes.

Por cierto: ¿ya se les ha pasado a los polis el cabreo porque el ayuntamiento no les paga más? ¿Habrá que hacer lo mismo con los demás funcionarios municipales o es que los polis son diferentes y no están sujetos a las normas que dictan los Presupuestos Generales del Estado? ¡Que malos representantes sindicaleros tienen y por qué mal camino les llevan!

Mirador de Pozuelo. Copyright 2005-2010. Todos los derechos reservados.