Primera misa de Doña Paloma

Por el feb 28th, 2011 y publicado en Opinión. RSS 2.0.

No suelo acudir a actos de ese tipo porque en ellos siempre sucede lo esperable: son paraliturgias partidistas, hay mucho fervorín y devotos fingidos, los oficiantes desempeñan su papel diciendo que seamos buenos y les votemos y que a cambio ellos nos llevarán al paraíso.

El caso es que fui a la presentación de doña Paloma Adrados Gautier como candidata a la alcaldía de Pozuelo por el Partido Popular. Y fui por varios motivos. Uno, porque he dado bastante la vara pidiendo que el PP nos trajera una eva y nos la ha traído. Otro, por curiosidad; un compañero correcaminos me asegura que la tengo que conocer, de vista, porque pasea por el mismo sitio donde nosotros vamos con frecuencia. Un tercero porque en mi tierra natal había Adrados y porque sospecho que los antepasados por línea materna de la candidata hicieron lo mismo que los míos por línea paterna y cambiaron Francia por España. Y último, y acaso el más importante, porque no tenía nada mejor que hacer.

El ambiente era aparentemente distendido: mucho besito, mucha sonrisa, mucho abrazo entre los fieles aunque también había alguna mirada florentina. Don Ignacio González, actual vice-aguirre y secretario general del partido, hacía notar, como sin querer, su poderío. Se palpaba la incertidumbre entre muchos de los actuales concejales y de quienes aspiran a serlo; ¿éste, nos quitará o nos incluirá en la lista electoral? se preguntaban interiormente.

En el escenario delante del telón de fondo estaban jóvenes de ambos sexos a quienes en terminología bibiana podríamos calificar de flores y floros.

El canto de entrada estuvo a cargo del actual alcalde don Gonzalo Aguirre quien no se dolió abiertamente por no haber sido renovado a pesar, dijo, de que nos había gobernado bien.

La homilía la predicó la misacantana doña Paloma. Dio el beso de la paz a sus jefes, a los correligionarios y homólogos de la comarca y finalmente a nosotros, el pueblo pagano (en todos los sentidos). Dijo que iba a trabajar sin descanso, que nos iba a escuchar a todos, que va a ser ahorradora y que ¡nos va a bajar los impuestos! En fin, lo que previsible.

Cerró la misa laica don Ignacio. Estuvo suelto y donoso. Bendijo a otros aspirantes a alcaldes, concedió indulgencia plenaria a don Gonzalo Aguado, a quien prometió trabajo en el partido, nos hizo ver que gracias al Partido Popular y a la hoy convaleciente doña Esperanza Aguirre en Madrid estamos cerca del paraíso y que si aún no hemos llegado a él la culpa la tiene el hombre de las ocurrencias, es decir Zapatero; pidió aunar fuerzas para echarlo. Y aprovechando que por aquí no pasa ningún río le atizó, sin misericordia, a un tal Gómez, de nombre Tomás, quien por lo visto ha prometido, acaso amenazado, de hacer en Madrid lo mismo que Zapatero en España, que si el susodicho Gómez ha dicho que cuando mande va a dar una paga extraordinaria a los jubilatas, que va a mandar a Inglaterra a todos los jóvenes madrileños para que los ingleses aprendan español.

Y así, con un cierto triunfalismo acabó la primera misa, o dicho en francés en honor al apellido Gautier, la mise en scène de doña Paloma.

Después del acto, como somos unos deslenguados, los amigos nos fuimos a buscarle cinco pies al bicho mientras tomamos una cerveza con alcohol o un cubata si fuera menester. En la puerta del bar echamos el cigarrillo y la pipa (el del puro pasó). Como era natural comentamos la cosa. Si esto hubiera sido Mallorca a lo mejor los de doña Munar nos invitaban, dice uno. Sí, y si hubiera sido Barcelona hasta podían darte un palco en el Liceo, no te fastidia, dice otro. Y en esto, habló el sabio:

– ¿Sabéis que cargo tiene actualmente doña Paloma? Todos decimos que sí, que es Consejera de Empleo y Mujer. Y sigue el sabio:
– ¿Y sabéis quien va como candidato por el PP para la alcaldía de Las Rozas? Como eso ya es para nota nadie responde.
– Pues el actual viceconsejero.
– ¿Y qué?
– ¡Pues que sois tontos! Pues que en Pozuelo y en Las Rozas van a aterrizar todos los paracaidistas de la susodicha Consejería, que no saben nada de ambos pueblos. Y en el PSOE harán lo mismo. Los partidos políticos entienden las concejalías u otros cargos públicos como un empleo, no como un servicio, quítate tú para que me ponga yo; la mayor parte de los actuales concejales de Pozuelo va a quedar en paro. ¿O es que no veíais sus caras?
– Bueno ¿Y qué? Como los paracaidistas, que según tú van a llegar, deben saber mucho de empleo ya les buscarán colocación a quienes se queden con el trasero al aire.
– A mí lo que me preocupa es el apartado Mujer, provoca otro. El sabio se enfada y nos manda a…; pero, a todos nos queda la duda ¿vamos a elegir a quienes nos gobiernen o vamos a elegir a quienes nos sangren? Con el actual sistema de listas cerradas es cuestión de preguntarse, muy en serio, que es mejor: votar, no votar, votar nulo o votar en blanco. Como además de deslenguados pretendemos ser buenos ciudadanos, aunque tengamos tendencia a la acracia, nos lo tendremos que pensar.

Mirador de Pozuelo. Copyright 2005-2010. Todos los derechos reservados.