Preguntas a los candidatos a alcalde

Por el mar 4th, 2015 y publicado en Opinión. RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a este artículo.

Ya conocemos a los candidatos de todos los partidos a la Alcaldía de nuestra villa. La excepción es el PP. El autismo, la pasividad o pasotismo de Rajoy son, además de inexplicables, un desprecio (a no ser que sufra el síndrome de Asperger, superdotados intelectuales incapaces de comunicarse normalmente con los demás: John Forbes Nash, Steven Spielberg, Bill Gates…).

Desprecio en primer lugar para los militantes del PP a los que no les quedan más opciones que oír mentiras o despropósitos para justificar esa tardanza… Y aplaudir después con falso entusiasmo. Y desprecio en segundo lugar para los ciudadanos a quienes se nos viene a decir que no preguntemos, o lo que es lo mismo, que dejemos de molestar, porque el que sabe, sabe, y nosotros somos tontos y además no vamos a elegir a nuestros representantes, sino a los suyos.

Este desprecio refuerza la idea que los ciudadanos tienen –tenemos- de que los dirigentes de todos los partidos, y en este momento los del PP en forma especial, viven en mundos diferentes al nuestro, que sin llegar a mentir no nos cuentan más que medias verdades y que a todos lo que más les importa es su situación personal.

Estamos en un despotismo deslustrado y digo deslustrado porque los del ilustrado decían “todo para el pueblo, pero sin el pueblo” y los de hoy dicen, o al menos piensan, “nada para el pueblo y por supuesto que sin el pueblo”. Como me dice Marial existe el peligro de que esa desconfianza en los partidos tradicionales más los inexplicables silencios de Rajoy o la charlatanería insustancial de Pedro Sánchez hagan que el PP acabe como UCD y el PSOE como el PASOK griego. Y que por ello elijamos democráticamente a dirigentes que al poco tiempo acaben con la democracia: Hitler y Chávez, por ejemplo.

Jamás ha habido tanta distancia entre el mundo oficial y el mundo real ¿Por qué? Sobre todo porque, además de la corrupción, se ha reducido el número de médicos, profesores, servidores públicos de todo tipo pero ningún cargo o puesto político ¿Para que queremos 129 diputados, a los que nadie conoce, en la Asamblea de una Comunidad uniprovincial como Madrid? ¿No nos bastaría con la mitad? ¿Para qué queremos veintitantos concejales liberados en nuestro Ayuntamiento, en su mayor parte también desconocidos? Porque tampoco nos sirven para mucho (con Martín-Crespo eran media docena) ¿Para qué queremos diez y ocho asesores nombrados por la alcaldesa a los que nadie conoce? Porque acaso no sean necesarios ya que entre los empleados del ayuntamiento hay técnicos de todo tipo. Se podían haber suprimido diputados, concejales, asesores… Casi siempre inútiles y por eso desconocidos, pero no, los cargos y enchufes políticos ni se tocan, mas los servidores públicos cada día son menos.

Esa proliferación de cargos inútiles (¿La casta?) para el bienestar ciudadano ha favorecido el éxito de nuevos partidos populistas (el Podemos de Pablo Manuel Iglesias, el no sé qué de la Tania de Vaciamadrid… ) que siendo monederos o billeteros, como todos, prometen dentro del más puro ilusionismo del nada por aquí, nada por allá, sacar dinero a los ricos para llevarnos al edén (¿Quiénes son los ricos? ¿Los que ganan más de cuatrocientos mil euros al año dando consejos secretos?). Para ilusionistas ya tenemos a Juan Tamariz.

Personalmente creo que estos populistas-ilusionistas nos van a engañar más que los partidos de siempre. De hecho parece que ya nos están engañando con el origen de su dinero y con su propio nombre; son tan monederos y billeteros como los demás y alguno mutila el nombre que le dieron sus padres para que la gente lo equipare en el subconsciente con la figura mítica del fundador de la izquierda española.

Pero volvamos a lo del candidato del PP a nuestro Ayuntamiento. Parece que todo se debe a que don Mariano tiene dudas en cuanto a la Alcaldía de la capital y la Presidencia de la Comunidad de Madrid. No le gustan ni doña Esperanza Aguirre ni don Ignacio González, entre otras cosas porque ninguno de los dos es manso y de corazón marianita. A don Mariano le falta valor para hacer la chulería que ha llevado a cabo don Pedro Sánchez con don Tomás Gómez. ¿Por qué? ¿Porque ni Aguirre ni González son dóciles? ¿Porque teme que como ninguno de los dos es mudo si no son elegidos se dediquen a rajar y rajar contra Rajoy y a lo peor con razón? Así pues, mientras no se resuelva lo de la capital y la Comunidad, el que aquí no haya candidato carece importancia.
En cualquier caso al/la candidato/a del PP a la Alcaldía de nuestro Ayuntamiento y a los candidatos de los otros partidos nos atrevemos a hacerles tres preguntas que seguro no contestarán:

1ª ¿Cuántos de los miembros de su lista electoral serán vecinos de Pozuelo (o de Aravaca, que viene a ser lo mismo). Ese número nos indicará si nos van a gobernar convecinos nuestros o forasteros; a éstos por el solo hecho de serlo lo de aquí les interesa poco.

2ª Si llegara a presidir el ayuntamiento ¿cuántos concejales liberados –de todos los grupos políticos- propondrá? La respuesta dirá si el correspondiente partido viene a servir al ayuntamiento o a servirse de él.

3ª ¿Cuántos asesores nombrará? El número de asesores en un buen índice para medir el nivel de incompetencia de quien los nombra. Ejemplo: hubo una vez un pardillo (2ª acepción del diccionario de la RAE) que llegó a la presidencia del Gobierno de España. Como era un pardillo llegó a tener todo un récord de asesores: 666. Jamás ha habido un gobierno peor. Por cierto: a ese pardillo -3ª. acepción- lo han hecho hace poco ‘cóndor de los Andes’. No deja de tener gracia la metamorfosis: de pajarillo pitiminí a ave majestuosa. A lo mejor como ahora puede volar alto se dedica a contar nubes y deja de zascandilear y jorobar al gran jefe de su partido y al Gobierno que le sucedió.

Debes hacer login para enviar urn comentario Login

Mirador de Pozuelo. Copyright 2005-2010. Todos los derechos reservados.