Pinceladas sobre siete alcaldes

Por el abr 25th, 2013 y publicado en Opinión. RSS 2.0.

Qué mayor soy

Hacía tiempo que no escribía en las páginas de Mirador. Por eso, tras haber echado la vista atrás a las cerca de cuatro décadas que llevo viviendo en nuestro pueblo (ya que uno es pozuelero de adopción), me he animado a contar “a mi manera” la historia de todos y cada uno de los alcaldes que he conocido (nada menos que siete). Comenzamos…

Don Vicente Martín

Era yo un jovenzuelo por aquellos tiempos, más preocupado por la música o las chicas que por lo que hacían unos señores concejales. Sólo recuerdo que Pozuelo aún tenía sabor a pueblo,
un pueblo que soñaba con dejar atrás los problemas económicos que le acuciaban.

Don Manuel García

En mi opinión, uno de los mejores alcaldes que Pozuelo hubiera podido tener, con el que comenzó su andadura como el pueblo que es hoy, un pueblo al que todos queríamos venir.

Don Juan Carlos de la Rasilla

Un gran hombre, que llegó a la alcaldía joven, y se rodeó de un equipo tan joven como él. Pozuelo crecía día a día, sólo frenado por los problemas económicos que impedían llevar a cabo grandes proyectos.
Recuerdo con cariño que este Ayuntamiento fue el primero en decidirse a decorar el puente del ferrocarril, para lo cual colaboraron tanto los concejales como los vecinos, que pasaron la noche sobre los camiones de basura para poder pintar el techo de dicho puente. ¡Qué tiempos aquellos…!

Don José Martín-Crespo

Nadie puede olvidar a este alcalde (tanto para lo bueno como para lo malo…) Nada menos que la friolera de 20 años estuvo al frente de nuestro municipio. He de reconocer que, desde el
punto de vista político, mantuve frecuentes discrepancias con él, pero en cuanto a la relación personal, puedo considerar que tengo un amigo en él.

La verdad es que don José fue un alcalde muy ahorrador, que invirtió el dinero en grandes proyectos urbanísticos (unos mejores que otros), y a quien “no le perdonaremos” el habernos
estropeado las fiestas patronales de las que disfrutábamos hasta entonces, y que nunca han vuelto a ser lo mismo…

Pero hay que ser justos, y por eso me gustaría recordar, como último apunte acerca del alcalde más veterano de Pozuelo, la colaboración que su consistorio prestó en 1992, cuando un grupo
de comerciantes decidió llevar ayuda humanitaria a la antigua Yugoslavia. Como ya he dicho, un alcalde para lo bueno y para lo malo…

Don Jesús Sepúlveda

Un alcalde agradable, accesible, en principio preocupado por sus convecinos y que no tardó en ganarse la simpatía de estos. Pozuelo vivía una época de bonanza en la que parecía que las arcas municipales no se iban a vaciar nunca. Pero comprando árboles al otro lado del mundo (que lógicamente se secaban porque no se encontraban en su clima), construyendo grandes parques en zonas donde sólo paseaban las hormigas por su lejanía a cualquier centro urbanizado, iluminaciones que no iluminaban a nadie… Bueno, que cada uno piense lo que quiera.

Don Gonzalo Aguado

A quien podríamos apodar “el Breve”. Poco pudo hacer este alcalde, que no contaba ni siquiera con el apoyo de su propio equipo de gobierno. Simplemente diré que se encargó de terminar algunos proyectos pendientes (como la maltrecha Plaza del Padre Vallet), y a inaugurar instalaciones como la Iglesia de Santa María de los Ángeles.

Doña Paloma Adrados

Última inquilina de la Casa Consistorial y primera mujer en ocupar el cargo, a quien le ha correspondido vivir una etapa complicada a la que hace frente con su fortaleza de carácter.
Habrá que esperar hasta el final de la legislatura para sacar conclusiones… Sólo espero que sepa sacar provecho de los aciertos y, sobre todo, de los fallos de sus predecesores, y que
vuelva a elevar a Pozuelo al lugar que le corresponde.

Mirador de Pozuelo. Copyright 2005-2010. Todos los derechos reservados.