Pijos de Pozuelo contra McDonalds en un manifestódromo de lujo

Por el sep 12th, 2015 y publicado en Cartas al Director. RSS 2.0.

La noticia se titula “Los pijos de Pozuelo se manifiestan contra McDonald’s”, y lo primero que pensé al leer el titular es que se trataba del último fichaje inglés del Real Madrid; pero hete aquí mi sorpresa que sigo leyendo que se trata de que unos pocos vecinos de la urbanización de Somosaguas Centro -igual de galácticos- protestan porque en una parcela -sita en una de las entradas de su urbanización- pues sí que les parece muy bien que una se construya una Clínica, pero no les gusta que se haga un McDonald´s, porque dicen que comer hamburguesas enfrente de su casa les quita “calidad de vida”.

Además, el ‘líder’ de esa revuelta popular hace el alarde (y ejerce de ‘primo de Zumosol’) en los medios de comunicación de que nadie ha sido capaz de instalar nada de nada en esa parcela porque sus santas narices no quisieron y ante ellas no se atreve nadie.

Pero como quiera que el Ayuntamiento ha rechazado las pobres alegaciones presentadas en el mes de diciembre por ese líder y ha otorgado la licencia de obras y la obra ya ha comenzado; pues entonces el líder decidió informar por primera vez a sus vecinos en una Asamblea del mes de mayo y aprobar que se iniciaran “medidas de presión” para paralizar la obra que les molesta, soltando guantazos contra todo bicho interviniente en el asunto.


Y a la tarea se pusieron (¡¡¡Quién se lo iba a decir a ellos!!!) y entonces algunos de ellos se manifiestan durante varios días de julio y agosto; y cortan el tráfico de la carretera M-502 durante casi una hora -incluyendo la ocupación, ni más ni menos, que de la rotonda central de la misma ante la mirada de los policías municipales-, porque debe ser que ya que nunca se han manifestado pues que esta vez se note mucho, se sepa que no es cualquiera el que protesta y se siente precedente. Así que ya lo saben los vecinos de este pueblo dónde y cómo se puede protestar, y déjense de recorrer las calles del pueblo donde nadie les ve: porque las carreteras se pueden cortar e invadir, y Pozuelo ya tiene su propio manifestódromo de lujo.

Desde esas fechas hasta ahora se han sucedido pintadas en el mobiliario urbano, múltiples denuncias arbitrarias a la policía municipal, el lanzamiento de panfletos en la vía pública, acusando de corrupción y especulación también a la alcaldesa, quien se limitó a contestar que “la concesión de una licencia de obras es un acto reglado y hubiera cometido prevaricación si no la hubiera concedido”; y, por lo tanto, a respetar el trabajo de sus funcionarios, como no puede ser de otra manera en un Estado de derecho.

Porque la realidad es que la parcela en cuestión está calificada así desde el año 1981 y la Ordenanza de aplicación es del 2002, conforme a la cual el uso de restauración, como es el de MacDonald´s, resulta compatible con el uso de clínica, y por eso lo han informado favorablemente los múltiples técnicos competentes de ese Ayuntamiento: por lo tanto dura lex sed lex y viva el principio de legalidad.

Ahora bien, también es verdad que esa misma normativa permite la instalación de una gasolinera, así que los vecinos tienen donde elegir; porque desde el año 1981 saben que eso es posible, aunque ahora se quieran hacer los tontos.

Frente a cuya legalidad los recurrentes saben que sólo pueden oponer razones de conveniencia pero que si sacan músculo, puede que consigan su objetivo: y con ese único argumento se han lanzado a asaltar la legalidad y pretenden forzar a ello a nuestros políticos, para conseguir el caprichoso deseo de comer las hamburguesas enfrente de mi casa y lejos de la suya.
Pero como a los pijos no les compra nadie su protesta por ese “porque sí”, deciden saltar a los medios de comunicación y redes sociales e invadirlas con denuncias falsas de desastre ecológico, destrozo del carril bici, falta de seguridad en la obra, recalificación urbanística dudosa… Y a extender la sombra de duda sobre un procedimiento legal y una iniciativa empresarial legítima, siguiendo el principio de que “calumnia que algo queda” y sobre la cual ya se han presentado las primeras denuncias.

A todo esto, cada día que pasa los revoltosos se empeñan en demostrar que tienen derecho de pernada dentro del Ayuntamiento y así y el ‘líder’ ha resultado invitado al balcón del Ayuntamiento en el pregón de las fiestas en compañía de sus “dianas”, y que además son los que deben de decidir sobre sus alegaciones ¡El mundo al revés!

Por parte de la promotora saben que cuentan con el apoyo de la Concejalía de Urbanismo, que así se lo expresó en la reunión mantenida entre todas las partes el pasado 14 de julio, en la que les animaron a iniciar la obra y provocar la creación de empleo tan necesaria; y en la que destacó la actitud desafiante del líder, que se burló de la iniciativa empresarial y de la creación de puestos de trabajo.

Pero también es verdad que los promotores están estudiando la posibilidad de solicitar el amparo judicial, porque las acciones de acoso mediático y actos de vandalismo no cesan, y temen por su propia integridad física y la de los técnicos y obreros que han sido grabados y fotografiados con reiteración.

Por lo tanto, vecinos, nos parece que en este pueblo y en este caso nos estamos jugando la defensa de la ley frente a la “conveniencia” de unos pocos privilegiados, y es necesario que el Ayuntamiento sepa que cuenta con el apoyo de la inmensa mayoría de vecinos, y les pedimos que defiendan la legalidad, le toque a quien le toque, y no deben ceder ante chantajes sociales ni mediáticos.

Mirador de Pozuelo. Copyright 2005-2010. Todos los derechos reservados.