La estafa de ARPO deja a 5.000 familias en el aire

Por el mar 3rd, 2013 y publicado en Cartas al Director. RSS 2.0.

Los que vivimos en Pozuelo de Alarcón conocemos de este megaproyecto urbanístico desde mediados de los años 2000. En él estaban proyectadas la construcción de 5.500 viviendas, al menos la mitad, con algún tipo de protección pública (pensadas para personas con limitados recursos).

El Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón arrancó todo este el proyecto, de manera que fueron muchas las cooperativas de viviendas que decidieron promover viviendas en este lugar. Se crearon docenas de cooperativas como Aravaca III, Aravaca IV, Aravaca V, Boj, Area Norte, Valdelagrana, Altos de la Colina, Valle de Monteclaro, Páramos del Noroeste, Jardines de la Dehesa… Las gestoras de estas cooperativas se encargaban de mostrar las maquetas de las viviendas, las correspondientes pólizas de seguros de compañías “solventes” y nos dieron diciembre de 2012 como plazo de entrega de las viviendas. De todo eso, nada de nada. Cualquier persona puede ir a ver los terrenos y darse cuenta de que no hay nada hecho.

Nuestra cooperativa era Aravaca IV, penosamente gestionada por URBAMA Estudios Urbanísticos Madrileños, cuya “no gestión” ha sido tan lamentable, que nos hemos visto abocados al concurso de acreedores. Indigna aún más ver cómo a día de hoy, cualquier incauto puede entrar en su web o pasarse por la calle Ferraz 35 y entrar en su local donde siguen “vendiendo” los supuestos pisos…

Llegados a este punto y constatado el siniestro (que tras 6 años no hay nada hecho ni lo habrá en los próximos), los cooperativistas quisimos hacer valer las pólizas de seguros que cubrían las cantidades aportadas que en nuestro caso ascienden a 90.000€. Dicha póliza es de obligatoria suscripción para toda cooperativa de viviendas de acuerdo a la Ley 57/68 que precisamente asegura al cooperativista la devolución de las cantidades aportadas si la promoción no llegara a su fin, como así ha sido.

Sin embargo la empresa aseguradora ASEFA Seguros y reaseguros, responsable de dichas pólizas, nos niega esa devolución, pese a que sí se ha encargado de cobrar cientos de miles de euros a la cooperativa por esa póliza que ahora “nada” parece asegurar.

El fraude de disfrazar un seguro por otro se constata por lo ambiguo, impreciso e incluso tendencioso del clausulado y póliza individual del seguro. Afortunadamente la doctrina judicial tanto de la Primera Instancia como de la Audiencia Provincial ha sido mayoritariamente dar la razón a los ciudadanos que sin casa y sin dinero, después de la negativa de ASEFA, demandaron y consiguieron desmontar las argucias de estas compañías en la literalidad y yendo al fondo de las cuestiones en sentencias muy trabajadas.

En nuestro caso, sin embargo una sentencia muy simple, superficial y falta de todo rigor legal por la doctrina general aludida y sensibilidad social, da la razón a la estafadora ASEFA Seguros y reaseguros. Nuestra indignación, impotencia e indefensión es total. Así, esta COMPAÑÍA A LA QUE HEMOS PAGADO Y MUCHO DURANTE SEIS AÑOS, queda libre de hacerse cargo de este descalabro urbanístico Y NOS CONDENA A PERDER EL DINERO, ILUSIONES y ESPERANZAS A CIENTOS DE FAMILIAS JÓVENES QUE HAN TRABAJADO DURANTE TODA SU JUVENTUD PARA NADA.

Afortunadamente la Ley permite la apelación y esperamos que entonces sí recaiga nuestro caso ante un juez con más humanidad y se haga justicia.

Como en toda catástrofe se han unido varios factores; la mala gestión de las gestoras de las cooperativas, la ambición y falta de escrúpulos de ASEFA y la falta de voluntad política porque el proyecto saliera adelante, quizás demasiado ocupados en resolver su cochambre y corrupción interna.

Pero lo más desesperante de todo es que ¡ASISTIMOS ATÓNITOS A UNA JUSTICIA DE LOTERÍA! ya que no es igual que te toque un número de Juzgado que otro. Es como jugar a la ruleta, o meter la mano en un saco de garbanzos esperando no sacar el negro… Mientras que la mayoría de los jueces dejan claro que ASEFA y compañías similares han engañado a los cooperativistas, otros sin ninguna sensibilidad social ni humanidad y que apenas se leen el caso, no. ¿Es posible esto? Desgraciadamente así es.

Pero la cosa no acaba ahí. A los 90.000€ perdidos debemos añadir los gastos de los abogados, las costas del juicio que debemos pagar por haber perdido el pleito y para más inri nos obligan a devolver a Hacienda las cantidades desgravadas por las aportaciones a la cooperativa para la compra de vivienda que ascienden hasta casi los 10.000€ en algunos casos, ABOCÁNDONOS A LA RUÍNA MÁS ABSOLUTA, DEFINITIVA Y A UNA DESESPERANZA QUE CONFIEMOS QUE ALGÚN CASO NO SEA FATAL.

Esta es la situación que acontece en nuestro pueblo, Pozuelo de Alarcón, a cientos, quizá miles de cooperativistas, y a miles de personas de Madrid y toda España.

Mientras, el gobierno municipal, los bancos, las gestoras y sobre todo las compañías aseguradoras, son los grandes beneficiados de nuestra ruina.

Pablo P.P.

Mirador de Pozuelo. Copyright 2005-2010. Todos los derechos reservados.