Infracciones a pie de calle, y de seto

Por el may 4th, 2012 y publicado en Opinión. RSS 2.0.

Bendita costumbre la de pisar la tierra que uno habita. La de caminar las calles que le son propias no por propiedad sino por pertenencia. Bendita digo porque nos ayuda a poner los pies sobre el suelo frío del pavimento, el mismo hormigón del que nuestra clase política se parece ir distanciando a medida que avanzan los días y con ellos la profundidad de la crisis.

En mis paseos diarios vengo observando cómo los setos de los jardines invaden las aceras, obligando a los peatones a circular por las calzadas, que están destinadas a los vehículos. Mis indiscretos ojos han podido observar en más de una ocasión cómo los miembros de la Policía Municipal abroncaban a un vecino precisamente por verse obligado a caminar por la calzada. Ni rastro de sanción para quien debería haber cortado el seto en su  momento. Y es que hay quienes los dejan crecer eternamente, asumiendo que los demás vecinos debemos compartir sus gustos y dejadez hacia lo vegetal. Tal es el caso del semáforo que hay en la foto que pueden ver bajo estas líneas, muy decorativo pero también peligroso.

Semaforo oculto por la vegetación en Pozuelo de Alarcón

Semaforo oculto por la vegetación en Pozuelo de Alarcón

Viendo circunstancias como la de la foto, me da por pensar cómo es posible que en la empresa más grande del municipio, con 1.200 trabajadores sin contar las contratas, véase el Ayuntamiento, no hay nadie que pase por este lugar y pueda advertir a esos agentes que tanto parece gustarle abroncar a peatones y ciclistas. Es cierto, resulta más fácil multar a éstos o a los conductores de turismos. Se les para, se les pide la documentación y multa al canto. Seguro que vuelven a casa con el orgullo del deber cumplido.

Nunca he estado en la academia de Policía, pero basta echar un vistazo a los manuales para releer una vez tras otra el concepto de servicio público. Y, por el contrario, no he leído una sola vez el de persecución de las infracciones menores. Lo voy a repetir por si alguien no ha pillado el concepto: servicio público. Esto es, un servicio pagado por todos, ejercido por servidores de lo público y destinado a mejorar la convivencia de todos.

Estará el lector esperando que esta columna cibernética termine con la ubicación del semáforo de la foto. Pero no les voy a dar ese gusto. No lo voy a hacer porque les aseguro que encontrar las infracciones que los demás vecinos cometen dejando crecer sus setos ad infinitum no es mi trabajo. Lo es el de otra gente, algunos de los cuales gastan poco las suelas de sus zapatos. Pero les aseguro que está en Pozuelo. Dejaré pasar un tiempo prudencial a ver si alguno de los 1.200 trabajadores municipales o quienes les dirigen lo encuentra y evita un accidente.

Mirador de Pozuelo. Copyright 2005-2010. Todos los derechos reservados.