Ignorar a la gente de aquí

Por el may 13th, 2016 y publicado en Opinión. RSS 2.0.

El viernes día 13 de mayo, a las once de la mañana los gerifaltes locales procedieron a cambiar el nombre de la plaza de José Antonio. Se daba cumplimiento así a la torpemente llamada Ley de Memoria Histórica (si toda la Historia es memoria ¿por qué ese pleonasmo, esa memez de Memoria Histórica?, es tanto como decir la blanca nieve). No hubo mucho público (en realidad no hubo ninguno) porque aunque se le puso un nombre tan digno y respetado como el de Miguel Ángel Blanco entre la gente de aquí, de Pozuelo, había un cierto y justificado cabreo. No porque se desprecie a quien da nuevo nombre a la plaza sino porque muchos teníamos la idea de que el nuevo nombre iba a ser Enrique Benito Verón. Así, al menos se había dicho oficiosamente tiempo atrás.
Enrique Benito, Quique para los pozueleños, era un hombre de aquí que trabajaba por las mañanas en Madrid y dedicaba las tardes a mejorar su pueblo. Nuestro periódico, en su versión impresa, le dedicó un pequeño reportaje el 31 de julio del año 2008. En él se decía que Quique había sido teniente de alcalde durante doce años (1958 a 1970) bajo la alcaldía de Vicente Martín Bravo. Fueron años difíciles. Como no había un duro tenía que haber ingenio. Y lo hubo: alumbrado nocturno, colegios, nueve serenos que fueron el embrión de la policía municipal, agua corriente del canal de Isabel II, alcantarillado, recogida de basuras, asfaltado de calles, acondicionamiento de la fuente pública y el lavadero, fiestas de una semana de duración con seis días de encierros e incluso préstamos al ayuntamiento para pagar la nómina de los empleados cuando las arcas municipales estaban vacías. Enrique nunca dijo nada de esto último pero todos los que conocemos algo de la vida de Pozuelo sabemos que esos préstamos los hacía su suegro.
En diciembre del año 2010 cuando Quique tenía ya noventa y dos años (y seguía tomándose sus chatitos de vino) la Asociación Cultural La Poza lo nombró pozueleño del año. En aquel momento era el único concejal vivo de los que en 1958 en un pleno municipal nombraron Alcaldesa Honoraria a Nuestra Señora de la Consolación, patrona de la villa.
Enrique Benito Verón falleció al 11 de julio de 2014. Le faltaron once días para haber cumplido 96 años. El día 24 de ese mismo mes el ayuntamiento a requerimiento del concejal de UPyD, el pozueleño de nacimiento o al menos de crianza, don José Antonio Rueda Pérez aprobó por unanimidad una declaración en la que expresaba su agradecimiento a don Enrique “por esa labor desinteresada que le granjéo el respeto y el afecto de sus convecinos”. El mismo concejal señor Rueda pedía que se “ponga su nombre a una calle o plaza del municipio y proponemos que sea la Plaza de José Antonio”. No se aprobó nada en ese aspecto ¿cómo se iba a hacer caso a la oposición aunque ésta pidiese algo razonable? Pero parece ser, no está confirmado, que la alcaldesa de entonces doña Paloma Adrados les aseguró a los familiares de don Enrique que así se haría.
Doña Paloma se fue a la Asamblea de Madrid. José Antonio Rueda, Tono para los pozueleños, no fue reelegido concejal por no querer cambiar de color y como es funcionario municipal se le desterró de la casa consistorial y enviado casi a las colonias para que no se enterase de nada y no diera la tabarra. Es decir: de don Enrique Benito Verón no se volvió a acordar nadie en el ayuntamiento.
Poco después a alguien se le ocurrió cambiar el nombre de tres vías del municipio, entre ellas la de la plaza José Antonio. Como Enrique Benito ya estaba en el olvido a algún genio se le ocurrió que lo mejor para salir en un telediario era ponerle a esa plaza el nombre del benemérito Miguel Ángel Blanco. A éste todos le respetamos pero dado que como a los pozueleños no nos es propio cuando se puso la placa con su nombre en la plaza no había ningún vecino, salvo dos paseantes que se quedaron allí por curiosidad. Se han dado nombres nuevos a otras dos calles. Ninguno de esos nombres tiene nada que ver con Pozuelo. Parece que el ayuntamiento sigue ignorando a la gente de aquí.

Mirador de Pozuelo. Copyright 2005-2010. Todos los derechos reservados.