En torno al pañuelo islámico

Por el abr 24th, 2010 y publicado en Opinión. RSS 2.0.

Los amigos de mi pueblo natal me tienen frito por su vago recochineo con lo que pasa aquí. Que si últimamente Pozuelo sale mucho en los periódicos y las televisiones: por lo del botellón fiestero, por lo del hombre de la grúa y ahora por lo de la chica con el pañuelo en la cabeza; y siempre con la coletilla de que este es el pueblo con mayor renta individual de España. Sospecho que la alusión a la renta quiere sugerir tres falsedades: que aquí todos somos ricos, que como somos ricos estamos ociosos y que como estamos ociosos nos dedicamos a ser originales.

Vayamos a la última aparición de Pozuelo en la prensa, lo de la chica con pañuelo en la cabeza. El instituto donde está matriculada prohíbe llevar prenda alguna en la cabeza. Por lo que se dice es musulmana y lleva el pañuelo como signo de identidad con su creencia. Alguien dice que a la chica la ampara el artículo 16.1 de la Constitución que “garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y de las comunidades, sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley”.

Visto el artículo constitucional cabe preguntarse: ¿La prohibición de llevar el pañuelo en clase viola la libertad religiosa de la alumna? ¿La manifestación pública de su creencia, hecha con el uso del pañuelo, puede alterar el mantenimiento del orden público, en esta caso el del aula?

Si la chica por ser musulmana puede llevar en clase el pañuelo en cuestión también podrá usar la “kipá” un alumno que sea de religión hebraica y no sé, porque mi cultura no llega a tanto, si el de cualquier otra religión podrá cubrirse con algo que lo identifique como tal.
Pero como el artículo en cuestión no sólo garantiza la libertad religiosa, sino también la ideológica a un alumno que sea seguidor de las ideas del Che Guevara habrá de permitírsele que use el gorrito con el que tan bien quedaba éste en las fotos, a un carlista que use la gorra roja, a nacionalista vasco que lleve chapela, un catalán podrá usar la barretina, un castellano como mis paisanos la boina de toda la vida y cualquiera de origen subsahariano una de las múltiples prendas que se usan allí. Y si seguimos por ese camino y el de la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres que con tanto éxito lidera doña Bibiana Aído, ¿por qué una chica cuya creencia es no creer no puede ir a clase con el último modelo de pamela o sombrerito traído directamente de los verdes campos de Epson? Lo anterior puede ser una caricatura pero es en las caricaturas donde mejor se ven los rasgos distintivos.

Una clase así sería más variopinta. Otra cosa es saber si sería más ordenada. Hechos ciertos e incontrovertibles: la chica del pañuelo ha conseguido ser, metafóricamente, reina por un día y ocupar la portada de los periódicos. Acaso esté naciendo una futura líder islámica.

Mirador de Pozuelo. Copyright 2005-2010. Todos los derechos reservados.