En tierras de Burgos

Por el mar 28th, 2014 y publicado en Motor y Viajes. RSS 2.0.

El centro de interpretación del valle se llama Miguel Delibes. También es significativo que la residencia de la Universidad de Burgos, allí situada, se llame como el insigne escritor. Y es que el autor de obras como “El camino” o “Diario de un cazador”, buscó refugio entre los valles y las hoces que los ríos Sedanillo, Moradillo y Rudrón, conforman en las frías tierras burgalesas del norte, junto al Páramo de Masa y el Alto Ebro. Y es desde este pueblo burgalés Sedano, desde donde podemos preparar una ruta que nos lleve por carreteras estrechas de fragosa vegetación y fauna -zorros, corzos, etc… y entender porque Delibes se encontraría tan a gusto en estas tierras. Y pasar por lugares como Tubilla del Agua, Valdelateja, Pesquera de Ebro, Sedano, Moradillo y Gredilla de Sedano. Magia para visitar y sentir.

Y ahí, en estos lugares, cuando en el tiempo invernal apenas menudea gente por la calle, ahí, es donde encontramos una serie de edificaciones que presentan rasgos típicos de la comarca y donde el románico nos muestra unos templos de una sola planta, con más o menos grandeza y robustez al erigirlos. En uno de ellos, el de Moradillo de Sedano, sito en un altozano y con una piedra de color rojizo, hemos de hacer parada obligatoria para poder deleitarnos con una portada arquivoltada, decorada y con un repertorio de excelente factura, que según los expertos, está cercano a las labras del mundo de Silos.

Tímpano de la iglesia
Tímpano de la portada de la iglesia de Moradillo de Sedano en Burgos.

Como podemos observar, el tímpano presenta un Maiestas envuelto en la mandorla o Pantocrátor, con el Tetramorfos, que son los cuatro evangelistas, donde se ven representados en sus formas no humanas –toro, ángel, águila y hombre- en el regazo de un ángel. A los lados, dos personajes de interpretación varia.

La primera arquivolta nos ofrece veinticinco personajes, siendo el de la clave o central un ángel y el resto, los muy afamados en el románico veinticuatro ancianos del Apocalipsis. Estos ancianos aparecen barbados, coronados y portando cítaras y otros instrumentos musicales así como con copas y perfumes.

Dos ángeles sonrientes
Aquí tenemos a dos de ellos tocando un arpa y una viola.

La segunda arquivolta ofrece toda una serie de representaciones muy típicas y usadas en estos momentos. Tenemos las dovelas que conforman el arco descolocadas, ya que mezclan personajes reales con animales fabulosos e imaginarios. Encontramos bellísima factura en alguno de ellos, como el que representa la Anunciación y la Visitación, con los pliegues detallados de María y su prima Isabel y el tocado típico de ambas al encontrarse. También es exquisito el gesto de cabeza y manos de María ante el ángel, en un acto de aceptación de la voluntad de Dios. Precioso.

Escenas de la matanza de los inocentes ocupan buena parte de esta arquivolta, que aquí no podemos desarrollar por su extensión pero que, debido a su tratamiento en la portada dan para otro trabajo; la huida a Egipto sacada de un texto apócrifo es interesantísima, así como a Sansón desquijarando al león simbolizando una prefiguración de Cristo. En unas dovelas centrales encontramos un centauro en el momento en que ya ha disparado su flecha y próximo, un grifo –cuerpo de león y busto y garras de águila- de elegante factura.

La fábrica de la iglesia de Moradillo es interesante, tanto al exterior como al interior pues se aprecia una sólida edificación con potentes columnas adosadas y arcos fajones doblados que dan la sensación de que esa bóveda de cañón algo apuntado no se va a venir abajo nunca; vamos que puede aguantar perfectamente otros mil años. El juego de arcos de la fachada meridional resuelve el problema del grosor del muro de forma graciosa, bella y muy bien articulada. En el cimacio del capitel derecho de la ventana –izquierdo para el espectador- se encuentra la fecha de 1188, año posible de la finalización de la obra.

Como conclusión, verán los queridos lectores del Mirador que, si la parte que al arte ser refiere es muy interesante, tampoco lo es menos la visita a las tierras burgalesas del norte, a sus valles y a sus merindades, pues allí se encuentra, y no tengo ningún rubor en escribirlo, una de las zonas más bonitas de España e incluso de más allá.

Mirador de Pozuelo. Copyright 2005-2010. Todos los derechos reservados.