El vergonzoso impuesto municipal del vado

Por el abr 7th, 2010 y publicado en Opinión. RSS 2.0.

Con la educación que corresponde a toda presentación, saludo de forma amistosa en esta que es mi primera participación en MIRADOR, publicación de la que hace tiempo soy lector. Y sin más preámbulos paso a detallar la causa de este mi primer artículo en tan estimada ventana pública.

He recibido hoy mismo el impuesto del vado. Son 19 euros del ala por un derecho que nunca pedí ni utilicé. Me lo impusieron como se hace con cualquier impuesto por el mero hecho de que una vez mi casa tuvo un garaje. Podríamos contar por miles los adosados de Pozuelo que tuvieron en su día garaje pero hace muchos años que no lo tienen. Nunca demandaron al Ayuntamiento el derecho de acceso al garaje, pero hace unos años el ex alcalde Sepúlveda, que sigue formando parte de la plantilla del PP, le lo sacó de la manga para cuadrar sus descuadrados números que en estos días más que nunca huelen a Gürtel. Sepúlveda se fue, pero quedó el impuesto de un partido que reclama a voces en el Parlamento una reducción fiscal para incentivar la economía.

Hoy me ha llegado el impuesto del vado. Me he llevado un disgusto que alcanza mucho más allá de los 19 euros que cuesta. Porque el mío es el disgusto de quien piensa que los desmanotados gestores han dejado la caja vacía y cuando se han dado cuenta han pensado que lo mejor era que la llenaran los paganos de siempre. El mío es el disgusto de quien sabe a ciencia cierta que una vez impuesto el impuesto -valga la redundancia- ningún político tendrá el valor de quitarlo. Y es un morrocotudo disgusto porque es un impuesto por un derecho que nunca usé ni usaré.

Cómo me duele cuando Esperanza Aguirre llama a la rebelión contra la subida del IVA que sólo pagarán quienes consuman, mientras sus alcaldes nos imponen un impuesto que pagaremos todos los que alguna vez tuvieron una entrada de coches en su casa aunque nunca pidieran el derecho de vado.

Mirador de Pozuelo. Copyright 2005-2010. Todos los derechos reservados.