El centro de la Estación, patas arriba

Por el mar 1st, 2013 y publicado en Destacado. RSS 2.0.

Lo han puesto patas arriba. La remodelación del centro urbano del núcleo de la Estación ha convertido la zona en un auténtico caos y provocado un profundo malestar en el ya de por sí castigado sector del comercio. No es sólo que parece que se hayan comenzado a ejecutar todas las obras a la vez, sino las enormes dificultades de acceso y el elevadísimo nivel de ruido y y la polvareda que se levanta. “Tres personas han entrado en la tienda en toda la mañana, con eso te digo todo”, explica la dependienta de un comercio de la estación a MIRADOR de Pozuelo a última hora de la mañana del viernes. “Esto por la tarde parece una película de terror, no se ve a nadie por la calle”, añade una vecina.

Vista de la plaza del Gobernador desde el Centro Comercial

Vista de la plaza del Gobernador desde el Centro Comercial

“Mucho peor ha sido lo del autobús”, abunda la vecina. Las obras han dejado como única dirección de paso el sentido desde la estación del tren hacia la avenida de Juan XXIII, lo que ha obligado a variar las rutas del autobús. Pero no hay ningún cartel explicativo de que la parada se ha trasladado varios cientos de metros. “La gente lo sabe por el boca a boca”, añade la vecina.”Esto es lo que nos faltaba para rematar la crisis”, ruge otro comerciante. Se queja de que los ruidos terminan por echar de la tienda a los pocos clientes que atraviesan las zonas de obras, superando incomodidades y en algunos casos hasta el riesgo de caerse en alguna zanja. “Si no lo teníamos difícil con lo mal que están las cosas -prosigue-, esto es la puntilla”.

Unos pequeños cartele sindican las zonas de pazo en la Estación de Pozuelo

Unos pequeños cartele sindican las zonas de pazo en la Estación de Pozuelo

Pero lo peor de todo es que ninguno de los comerciantes y vecinos consultados cree que la obra pueda completarse en los cuatro meses anunciados por el Ayuntamiento. Las primeras vallas se instalaron nada más terminar Reyes, por lo que ya llevan casi dos meses. Deberían estar a principios de mayo, pero pocos confían en que así sea. “No me puedo imaginar esto dos meses más”, truena otra dependienta de un comercio directamente afectado por las vallas. Vallas que, además, están hechas con alambres, lo que no sirve ni para mantener limpias las zonas de paso, ni para frenar el polvo y el barro que se está produciendo en cantidades nada despreciables.

Mirador de Pozuelo. Copyright 2005-2010. Todos los derechos reservados.