Cuando hay mucho que decir, mejor callar

Por el feb 13th, 2012 y publicado en Cine. RSS 2.0.

La originalidad está las más de las veces donde uno menos la espera. Y hacer una película de cine mudo en pleno siglo XXI es la más absurda de las carambolas imaginable. A no ser que el objetivo sea el de poner de relieve lo que supuso para el cine la aparición de la voz. The Artist, además de ser un digno aspirante a varios Oscar, es una buena película que explica estupendamente cómo la vida cambia con enorme velocidad y como es preciso adaptarse a los cambios par ano quedarse atrás.

The Artist

The Artist

No faltará quien diga que para contar lo que cuenta la cinta no era preciso hacerla muda ni en blanco y negro. Y puede que tenga parte de razón. Pero la cuestión no es lo que se podía haber hecho, sino que The Artist transmite toda la fuerza del cine mudo después de que se hayan hecho cientos de miles de películas con sonido y color que no transmiten más que aburrimiento al espectador. La ausencia de sonido y de color sorprende, también la comicidad de lo mudo, pero sobre todo es una gran historia bien contada que llega al espectador con enorme fuerza en una época de intensos cambios sociales. Suerte en el Oscar.

Mirador de Pozuelo. Copyright 2005-2010. Todos los derechos reservados.