Ciudadano Zapatero

Por el dic 30th, 2011 y publicado en Opinión. RSS 2.0.

Bienvenido Ciudadano Zapatero, usted y su familia, a nuestro pueblo. Como verá, le seguimos llamando pueblo a Pozuelo de Alarcón, aunque ya no lo es tanto. Pero nos gusta así. Esto es un pueblo porque la ciudad es Madrid. Antes, incluso, las guías de Páginas Amarillas decían: “Madrid, capital, Pozuelo de Alarcón”. Y a nosotros nos gustaba.

Porque aunque nunca habíamos tenido monumentos de renombre (ahora sí, con la iglesia de Caná), siempre han vivido entre nosotros personas muy distinguidas. Como el rey Alfonso VII, el Emperador, que estuvo aquí, en  1145 después de la conquista de Madrid, y dio a la villa su primer fuero. O el poeta cortesano Juan Álvarez Gato, que fue armado caballero en 1453. O el señor don Gabriel de Ocaña y Alarcón que dio apellido y armas a la Villa en 1633. O don Pedro Rodríguez, conde de Campomanes, destacado político ilustrado que llegó a ser presidente del Consejo de Castilla, que le tomó mucho cariño a nuestro pueblo. O cuando el famoso “Motín de Pozuelo” en 1837 las tropas del general Juan Van Halen, leal a Espartero se acantonaron en Pozuelo, pidiendo un gobierno más moderado, y que terminó en duelo. También estuvo entre nosotros don Benito Pérez Galdós, quien no gustaba mucho del veraneo en Pozuelo, ya que le parecía un pueblo esencialmente plebeyo. También tenemos nuestra particular “memoria histórica”, cuando el pueblo se llenó de bunkers, todavía visibles en algunas zonas. Pozuelo fue evacuado en la guerra “incivil” durante 26 meses y tres veces saqueado. Tuvo lugar la “Batalla de la niebla” con más de 200 muertos, o el asesinato de los Mártires Oblatos, recientemente canonizados. Estas interesantes historias, y muchas otras, las puede encontrar en un librito editado por el Ayuntamiento en 1999, y coordinado con mucho cariño por nuestro querido compañero Domingo Domené, a quien encontrará junto a esta columna.

Más recientemente hemos tenido también nombres de solera. Aquí está enterrado el gran Gerardo Diego. Viven artistas, banqueros, catedráticos, empresarios y escritores. Como los Bosé, los Botín, los Berlanga, los Ruiz-Mateos y tantos otros que sería muy largo de enumerar. Como todos los periodistas y presentadores, relacionados con Televisión Española (el famoso “Prado del Rey” es de Pozuelo) o Telemadrid. Punto y aparte son los ex presidentes del Gobierno de la Democracia, que vivían todos aquí, hasta la muerte de Calvo-Sotelo, menos el malogrado Adolfo Suárez, que tampoco está muy lejos. Amén de ministros y altos cargos, que nombrarlos excedería la capacidad de esta columna. Le dejo como ejemplo a Eduardo Sotillos, periodista y político, a quien usted bien conoce y que una vez disputó la alcaldía a Martín-Crespo. Fue elegido concejal, pero no ejerció mucho tiempo.

Pero, sin duda, lo mejor que tiene Pozuelo es su gente “normal”. El ciudadano anónimo, el que nadie reconoce. El que busca el lujo de ser uno más, el que es uno más, el que nunca ocupará una portada, el que puede pasear por el mercadillo (los sábados) y comprar unas aceitunas de Campo Real, sin que nadie tuiteé sus gustos, ni le publiquen una foto robada. Y el que si conversas con él, es siempre gente interesante.

Este es un pueblo tranquilo, de vida buena. Es cierto que es el pueblo de mayor renta per cápita de la Comunidad. Es cierto que es el segundo o el tercero de España. Pero no se equivoque, Ciudadano Zapatero. Es porque sus vecinos trabajan mucho y bien. Normalmente la gente se equivoca con esto y piensa que este es un pueblo de ricos. Seguro que usted no cometerá este error de principiante. Este no es un pueblo de ricos, aunque los hay, y muchos. Este es sobre todo un pueblo de profesionales, directivos, ejecutivos, empresarios y autónomos, que con mucho sacrificio esfuerzo y trabajo, han conseguido unos buenos ingresos. También encontrará aquí poco paro y mucha igualdad. Tan solo un 6% frente al 22% de España. Y muchas mujeres directivas, empresarias y profesionales. Este es el gran secreto de Pozuelo. La razón por la que sube tanto la renta en Pozuelo. Porque las mujeres aquí tienen tan buenos trabajos y tan buenas posiciones como sus parejas hombre. Y muchas veces, incluso superior. Un buen ejemplo es nuestra alcaldesa. Mujeres muy sobradamente preparadas. Esta es la poción mágica de Pozuelo.

En fin, Ciudadano Zapatero, no querría abrumarle. Tan solo darle la bienvenida. La mayoría de los pozueleros (anote esto y evite “pozueleños”) están muy contentos de que esté usted entre nosotros. El 83,9% de los votantes de aquí no votaron al PSOE en las últimas elecciones. Por eso mismo dicen que les gusta mucho que sea usted, por fin, nuestro vecino. Un vecino más. Por muchos años. Bienvenido, Ciudadano Zapatero.

Mirador de Pozuelo. Copyright 2005-2010. Todos los derechos reservados.