Cinco votos menos

Por el dic 2nd, 2011 y publicado en Opinión. RSS 2.0.

Los resultados de las elecciones generales de 2011 en Pozuelo han arrojado un curioso saldo: el Partido Popular (PP) ha obtenido cinco votos menos que en las mismas elecciones de 2008. Para el Partido Socialista el resultado ha sido mucho más dramático: han perdido 4.374 votos en nuestra ciudad, mientras que el partido Unión Progreso y Democracia ha ganado 2.212 votos. El resultado en Pozuelo es, por tanto, el mismo que en 2008 para el PP, aunque han votado un 5,17% menos de electores en 2008 que en 2011. Ahí quizá esté una parte de la explicación de la debacle socialista: algunos de sus votantes han preferido quedarse en casa.

Pozuelo, y esto es lo que nos interesa, ha funcionado para el PP de un modo distinto a lo que ha ocurrido en Madrid o en España.  En Madrid, el partido que lidera Mariano Rajoy ha perdido 29.112 votos, un 2% menos de los votantes que obtuvo en 2008. En buena lógica, esto debería haber afectado a los resultados de Pozuelo, pero aquí sólo se han perdido cinco votos. En España, el Partido Popular ha ganado un 5% de votos, es decir 552.683 personas más han decidido elegir esta opción. Esta tendencia nacional al alza debería haber influido en los votos de Pozuelo, pero no ha sido así. Pozuelo ha restado al resultado nacional del Partido Popular cinco votos. Como vemos, Pozuelo es un mundo aparte, en cuanto a estas elecciones, ya que no parece influido ni por lo que ocurre en Madrid, ni por lo que ocurre en España.

Tendríamos entonces que preguntarnos ¿qué ocurre en Pozuelo? ¿Por qué cinco personas han decidido no votar esta vez al Partido Popular? Sería bueno localizar a esas cinco personas y preguntarles qué ha pasado para que cambiasen su voto. Hace un par de días, por casualidad, me encontré a una de esas cinco personas. ¡Ya solo me faltan cuatro!, pensé. Le pregunté a esta persona que por qué había cambiado su voto. Me dijo que por pequeños detalles de gasto de los concejales del Partido Popular en el gobierno del ayuntamiento. ¡Pero si esos no se presentaban a las elecciones! Le dije. Sí, pero si no son capaces de cuidar los pequeños detalles, ¡qué pasará con los grandes presupuestos!, me contestó. Votó a UPyD, en vez de al Partido Popular. Me pareció una explicación interesante sobre cómo funciona la gente a la hora de votar.

Pero esto da igual. Al Partido Popular le ha ido muy bien en Pozuelo. A pesar de la que ha caído (y ha caído una buena en Pozuelo), ha conseguido 30.432 votos, los mismos que en 2008 (cinco votos menos). Además, como ha votado menos gente en Pozuelo, el porcentaje es mayor que en 2008: el 65,69% de los votos. ¡Dos de cada tres votantes de Pozuelo, votan Partido Popular! Ríete tú de esos cinco votos menos. Hay margen de sobra para cometer muchos y grandes errores (recuerden La Cabra).

Una vez más, en Pozuelo, tendremos gobierno municipal del Partido Popular; gobierno regional del Partido Popular; y gobierno nacional del Partido Popular. No tendrán disculpas para no aplicar sus programas, con los que nos van a solucionar nuestras vidas. Una sobredosis de gaviotas azules sobrevolando nuestras sobreendeudadas administraciones. Además, de Pozuelo saldrán seguramente buena parte de los ministros, secretarios de estado, subsecretarios, y altos cargos de la nueva administración nacional. (También recibiremos pronto a un nuevo vecino, que incrementará nuestro índice de ex presidentes de gobierno por metro cuadrado -probablemente el mayor del mundo-, pero este será otro artículo).

¿A quién le preocupan entonces cinco votos menos? A nadie. Seguramente, no son cinco, sino muchos más. Cinco es el resultado de la resta entre los que han dejado de votar al Partido Popular  y los nuevos votantes que este partido ha conseguido esta vez. Cinco es la punta del iceberg de quienes piensan que así no se hacen las cosas, y que nuestros políticos deberían cuidar los pequeños detalles, cuando se trata de administrar nuestro dinero. Cinco son los vecinos del pueblo que ven con asombro en qué se han gastado enormes sumas de dinero público, para estar peor que antes. Cinco son quiénes, estando de acuerdo con la ideología del Partido Popular, no dan crédito a operaciones como Los Gúrteles, Las Cárcavas, Los Torreones, y demás corrupciones, que nos han dejado tantos millones de deuda. Cinco son los funcionarios asombrados por la incompetencia de los mal llamados asesores, servicios prestados a las clientelas del partido. Cinco son cuatro gatos y a nadie le importan. Los demás están peor, se consuelan algunos. Son, tan solo, cinco votos menos.

Mirador de Pozuelo. Copyright 2005-2010. Todos los derechos reservados.